“Lady Bird” ¿La merecedora del Oscar?

Christine, una adolescente de 17 años que sueña con aspirar a algo más en la vida, contra una sociedad que parece gritarle ¡No lo hagas! Esta es la premisa con la que “Lady Bird” consigue emocionarnos en cada uno de sus movimientos.

Lo que parecía que iba a ser la película Hipster y pretenciosa del año, acaba siendo una de las más fuertes candidatas para el Oscar. Su corrección técnica no hace más que dar cabida a la creatividad de su directora (Greta Gerwing), consiguiendo marcar un estilo propio que acaba por absorbernos en su universo tan desmitificador.

El gran logro de “Lady Bird es la verosimilitud de sus escenas.  Tú no eres la protagonista de la película, pero podrías haberlo sido en algún momento de tu vida; tú no eres su madre, pero podrías convertirte en ella.

La película narra todos sus actos de manera sutil, calmada, no tiene prisa por madurar, por qué sí, la película madura, y parece como si tú lo hicieses junto a ella. Y esto, es lo que la hace grande, no sientes pena ni alegría por los personajes o por la historia, lo sientes por ti mismo, por tus actos que no dejas de ver reflejado en la pantalla.

Definitivamente, “Lady Bird” consigue algo que parece ya no estar de moda, algo que te hace replantearte más allá de la simple coherencia de la historia, algo que te dejara inquieto, pero lo más importante, algo que te hará pensar.

Comentarios
Cargando...